domingo, 19 de junio de 2011

SALIR DEL ARMARIO


Llego a casa, entro en el dormitorio y encuentro a mi mujer acostada «con una jaqueca terrible, baja a la farmacia a comprarme algo.» «Muy bien pero voy a colgar la chaqueta», y sale del armario un tipo desnudo que me besa en la boca, riega el techo con una risa bárbara y se marcha contoneándose. «¿Es siempre así de creativo?» «No sé: apenas lo conozco.»
© Pablo Gonz
Chile

14 comentarios:

Elisa dijo...

Te ha quedado muy divertido, Pablo, ese doble juego con el armario y sus salidas.

Propílogo dijo...

Bienvenido, Pablo, al reino del desbarre...

Sucede dijo...

jajaja, él creativo y tú un tío tranquilo, porque a mi no se me escapa... o sí, no sé, no he estado en el caso ni quiero estarlo!!
Abrazos!!!

MJ dijo...

¡Jaja! Una situación cómica a simple vista. ¿Qué ocurrirá después? :-)

Un abrazo.

Rosa dijo...

Jajaja!!! Muy bueno.Qué tranquilidad tan pasmosa.

Abrazos desde el aire.

AGUS dijo...

Hilarante fondo de armario, Pablo. Y qué manera de contarlo.

Abrazos.

Elysa dijo...

Jajaja, muy bueno Pablo, qué situación y qué manera de contarla.

Besos

Lola Sanabria dijo...

¡Qué bueno, Pablo! Ese apenas lo conozco de cara dura es fantástico.

Abrazos con contoneo.

Patricia Nasello dijo...

ja ja!!! Me encanta tu matrimonio tan bien avenido (Por qué discutir por tonteras?)

Abrazos

Sandra Montelpare dijo...

Pero qué fresco! Qué naturalidad, por favor! Buenísimo!!!!!

depropio dijo...

Gracias por participar (e inventarte los vendavales).

Pablo, c###, que aquí son las once de la noche, que no está bien que me carcajee ¿Qué pensarán los vecinos?

Anita Dinamita dijo...

Divertidísimo, Pablo, ese doble juego del armario... y para mi lo mejor: la risa bárbara que riega el techo.
Un abrazo

MA dijo...

Ja, lo mejor es no abrir el armario.

Luisa Hurtado González dijo...

Apenas le conozco... anda qué