domingo, 19 de junio de 2011

LA PIANISTA

Recuerdo la casa larga y apretada. Las baldosas despegadas del pasillo sonaban, al ritmo de mis pasos, como desafinadas notas musicales.
Por las mañanas, la radio ocupaba el espacio familiar. Las tardes eran Para Elisa.

© Federico Fayerman Martínez
España

6 comentarios:

Federico dijo...

donde dice musica, debe decir musicales.

Fortunata dijo...

música de ladrillos

pablogonz dijo...

Hermoso, Federico. Me gusta encontrarte por aquí.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Ángeles Sánchez dijo...

Precioso micro Federico.

Abrazos, visitaré el huerto de las palabras.

Luisa Hurtado González dijo...

Las casas tienen música, como las personas; aunque no todos son capaces de oir.
Tú sí, tu ves y lo que es mejor: nos lo cuentas.

depropio dijo...

Ese último párrafo es hermoso y crea una imagen tremendamente familiar.

Gracias por aportarlo.