domingo, 19 de junio de 2011

EL ORIGEN DE TODO MAL

- Sólo digo que al final lo de crear los bancos y los prestamistas no fue muy buena idea - comentó uno de los monjes.

- Sí, Lothan ha escuchado esta mañana en el mercado que la gente cada vez está más harta, - continuó alarmado otro, mientras engullía un muslo de pollo asado. - Hablan de preparar revueltas, de exigir justicia, de...
- ¡Bueno, basta, hermanos! - espetó el superior, - ¡llevamos horas atascados en este trozo! ¡Centrémonos en nuestro trabajo!

- Pero es que por una cuestión de imagen...- ante la mirada furibunda del padre prior, el hermano escribano se detuvo. Tras unos minutos de silencio, preguntó tímidamente – Er... bueno, ¿entonces qué pongo?

El superior se giró bruscamente y espetó:

- ¡Pues escribe “Y al séptimo día descansó” y a hacer puñetas!


© Ángel Manzano
España

http://gromland.wordpress.com/

3 comentarios:

Luisa Hurtado González dijo...

¿Por qué nos gustarán tanto las historias irreverentes?

depropio dijo...

A mi me encantan ese tipo de. historias, Angel.

Gracias por venir por aquí

Rocío Romero dijo...

Jejej, pero lo cierto es que puede que ocurriera algo así en un montón de párrafos... ¡ay!
abrazos