domingo, 19 de junio de 2011

WATERLOOSER

Mirándose las manos, a Bonaparte, aún le rezumbaron en los oídos los angustiados gritos de su mariscal. —¡Blücher ataca con doscientas huestes prusianas por la diestra! —Meditabundo y avejentado, el ilustre zurdo, en Santa Elena tuvo nociones de la relatividad.

©Alfonso Pedraza
http://www.arcaficticia.com/

3 comentarios:

Patricia Nasello dijo...

Melancolía e ingenio. Un micro con humor y tristeza que aunque no lo parezca, suelen ir de la mano.

Luisa Hurtado González dijo...

Me gusta porque he visto a Bonaparte rememorando sus batallas, una y otra vez.
Es increíble el poder de los recuerdos.

depropio dijo...

Te confieso que durante el vendaval los organizadores no pudimos leer los micros (lo estoy haciendo estos días), pero desde el principio me llamó la atención el título del tuyo y me ha sorprendido muy gratamente su contenido.

Gracias