domingo, 19 de junio de 2011

PALINDROMO

De palabras que se escuchaban igual hacia delante que al revés, su existencia finalizó en el instante central de su vida.

© Jose Luis Sandín
México
josseluiss.blogspot.com

8 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

A mucha gente le pasa, no te creas
Muy buena reflexión sobre los palíndromos... terminan justo en la mitad.
Un abrazo

Fortunata dijo...

Me sumo a lo que dice Anita

Miriam dijo...

ME DEJASTE SIN PALABRAS.. BUENISIMO!

MJ dijo...

Viajamos en un tren de ida y vuelta, así es que nuestra vida en un palíndromo.
Adoro lo palíndromos :-)

Saludos.

Patricia Nasello dijo...

Me emociona, José Luis. Es terrible cuando vemos que algo así sucede.

Un abrazo

gremlin dijo...

Y se acabó :). ¡Saludos!

Luisa Hurtado González dijo...

Los palindromos son geniales, imposibles para mi. Una reflexión como éste sobre ellos... puf, qué admiración, qué bueno.

depropio dijo...

No me había dado cuenta, pero tienes razón, un palíndromo muere en su mitad.

Genial.

Gracias por descubrírnoslo