domingo, 19 de junio de 2011

NUEVA VIDA

Dejó pasar un tren. Miró la llamada perdida de su móvil. Llamó.
Escuchó sus insultos aún dolorosos , recordó sus golpes...la humillación. Se subió al siguiente tren.

@Chelo Camoeiras Ribao
España

5 comentarios:

Manuel dijo...

Atrás lo que no vuelve. Adelante el horizonte.

Ángeles Sánchez dijo...

Siempre es un buen momento para empezar en otro tren

Abrazos!

Albajara dijo...

Es un gran microrrelato que juega con la vida y los trenes.

Enhorabuena.

Luisa Hurtado González dijo...

Algo hizo él bien: insultarla de nuevo.
Ella sólo necesitaba un empujuncito para subir al siguiente tren, gracias a él lo hizo.

depropio dijo...

Chelo, lo bueno de los trenes para tu protagonista es que no pueden dar la vuelta...
Gracias por tu soplo