domingo, 19 de junio de 2011

2020 D.C.

Recibió por mail el mapa de un tesoro. Tomó su celular para buscar las coordenadas en el GPS y posteó en su Face avisando que partía a la aventura.
Si googleabas su nombre encontrabas videos de cada paso que daba hacia el lugar.
Una vez allí divisó una lámpara dorada que frotó igual que el de la película que vio por cable y apareció un ser del que ...no sabía el nombre.
-Te concederé todo lo que escribas aquí - dijo el extraño hombre de humo.
Y él se volvió loco intentando recordar cómo se usaba la tinta y el papel.

© Miriam Frontalini.
Argentina

9 comentarios:

De nuevo, Edén dijo...

Qué buena historia, seguramente, en un futuro próximo, una mayoría seremos así. Saludos.

Elisa dijo...

Me gustó cómo nos vas llevando a ese final irónico.

Albajara dijo...

Muy bueno, no te esperas el final.

Enhorabuena.

Rosa dijo...

Buen final.
Saludos desde el aire

Luisa Hurtado González dijo...

jajaja
eso le pasa por moderno y por pijo, le está bien empleado

Sara NY dijo...

Muy bueno Miriam. A este paso acabaremos por no saber ni dónde tenemos la mano derecha si no nos lo dice un aparatito.

Saludos

depropio dijo...

Quizás te diría que 2020 es demasiado tarde. En cuatro días nos pasará

Gracias por participar

Anita Dinamita dijo...

Dentro de poco lo de "la mano derecha es con la que escribo" no me servirá para nada, ja ja
Muy actual este micro

unknow dijo...

Encontrar este recubeco de la red absorbente de la información humana, ha sido algo reconfortante; y pensar que en algún momento pense en publicar mis comentarios, que quizas carecian de sentido, en cierto punto de la historia. Gracias por tu percepción del mundo desde tu hogar, simpleza de la humanidad, palacio de tu bienestar...

Nos Leemos Pronto...!!!