domingo, 19 de junio de 2011

DUNAS DE CRISTAL

Entonces se tomó un respiro y pensó que el pasado es futuro que no ha de volver, siendo la pasada promesa de un mañana que poder vivir en el presente, tardío anticipo de un tiempo anterior, y se durmió.

Al despertar ya era tarde para hacer lo que, por precaución, había dejado escrito el día anterior.

-Una vez más - se dijo - el devenir de la vida me adelanta en mi afán de anticiparme al inexorable destino que la providencia me tiene reservado.

Tomó nuevamente su pluma para repetir algo que ya le sonaba familiar. Era aquel su particular modo de cerrar el ciclo que comenzara tiempo atrás, antes de haberle declarado la guerra a la caída de los granos de arena de su viejo reloj.

© Susana Brey
España
http://cocoroko.blogspot.com/

5 comentarios:

Rosa dijo...

Un micro con tiempos revueltos.

Saludos desde el aire

Ángeles Sánchez dijo...

Precioso esas dunas del reloj de arena, bella imagen.

Un saludo

Pedro Alonso dijo...

Haces gala de un estilo narrativo cargado de lírica que me ha permitido volar en la nube del tiempo hasta quedar atrapado en el interior de ese viejo reloj de arena. Un beso.

Luisa Hurtado González dijo...

Creo que me mareé, que me perdí; ha debido de ser en las vueltas y revueltas del reloj de arena del que hablas.

depropio dijo...

Susana, ¿por qué juegas con nosotros? Lo he leído varias veces y al final solo he sacado en claro que prefiero los relojes Casio a los de arena ;)

Gracias por venir