domingo, 19 de junio de 2011

SUTILEZAS

Caperucita salió del penthouses balanceando la cartera Louis Vuitton. La gran manzana la deslumbraba. Con pasos felinos se dirigió a Wall Street, decidida a desplegar sus encantos, luego iría a ver a su abuelita.
Dejó caer la capa roja  comprada en  Rodeo Drive, frente  a los feroces lobos de las pizarras que se babeaban frente a ella, cosa que aprovechó para adelantarse en sus compras..
Al terminar la sesión partió  feliz hacia la casa de su abuelita. Después de sacar las llaves de debajo del felpudo, la saludó, desenvolvió una torta de Tisserrie, la nueva pastelería  de los hermanos Harrar. Le leyó el Wall Street Journal para  "aggiornarse" con el Dow Jones, que tanto  interesaba a ambas y le entregó las acciones que adquiriera esa mañana.
Juntas  rieron de lo productiva que había sido la jornada. Satisfecha, Caperucita sabía como manejar ciertas cosas sin la ayuda del leñador.

© Liliana Savoia
Argentina




3 comentarios:

Lucesita dijo...

lindisimo!!!

pablogonz dijo...

Hay que reescribir los cuentos para que nos sigan llegando.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Luisa Hurtado González dijo...

Acabo de descubrir que Caperucita es la protagonista del Vendaval.
No sé cuantas he leido ya y no sabría con cual quedarme de todas ellas.