domingo, 19 de junio de 2011

VAIVÉN

Sus dedos pequeños y ágiles presionan tus ancas de madera, impulsándote. ¡Arre! ¡Arre caballito! grita. Vos te hamacás y él corre al ritmo del trote imaginario hasta que cesa tu vaivén. Se sienta a tu lado, acaricia tus veinte centímetros de alzada, te hace confidencias.
 Yacés sobre tu costado izquierdo,  al fondo de la caja.
Él busca un punto de apoyo, hace el esfuerzo de agacharse, te levanta. Limpia el polvo que te cubre –setenta años de polvo-. Intenta pararte sobre una de sus palmas. Resbalás, caés sobre tu costado de siempre (como si los muchos años transcurridos en esa posición hubiesen creado hábito). Su mano semeja un nido tembloroso, frágil.
Te mira.
"Arre" murmura.

©Patricia Nasello
Argentina

17 comentarios:

Elisa dijo...

¡Cómo manejas la delicadeza de los detalles, Pati! ¡Cuanta observación y sensibilidad hay detrás de tus textos! Siempre se aprende al leerte, a escribir y a ver la vida.
Un abrazo.

Sucede dijo...

Muy bueno Patricia!!
Muy sensible!!
Abrazos!!

Sara Lew dijo...

Bello, sensible e intenso. Precioso texto, Patricia. Un beso.

pablogonz dijo...

Una novela contada en muy pocas palabras. Todos los detalles son semillas que brotan en la elipsis. Muy visual. Enhorabuena,
PABLO GONZ

Rosa dijo...

Patricia. Qué gusto poder comentarte!!!
Delicado y precioso este trote en caballito de madera.

Me ha encantado.

Besos y achuchones desde el aire.

MJ dijo...

Impecable micro, Patricia.
Eres capaz de hacer magia con las palabras.

Un abrazo admirado.

ESPERANZA dijo...

Delicioso y sensible. Coincido con MJ en que has conseguido hacer magia con las palabras.

Un abrazo,

Patricia Nasello dijo...

Elisa, Sucede, Sara, Pablo, Rosa, Mj, Esperanza.
Gracias por vuestras tan generosas palabras, amigos

Lola Sanabria dijo...

Muy bonito, muy tierno, muy tuyo. Me gustó mucho.

Puñado de besos.

Patricia Nasello dijo...

Muchas gracias, Lola.

Tomo rápidamente tus puñados y te envío un vendaval.
A ver si los atajas amiga!

Elysa dijo...

Hermoso micro, cuantas imagenes transmiten y cuanta nostálgia regala.

Muy bello este vaiven

Besos

Sandra Montelpare dijo...

Delicioso, bellísimo! Contado con tanta sensibilidad!!

depropio dijo...

Gracias por participar.

Impecable: sensible, delicado, medido. Aún veo las motas de polvo en los rayos del sol del atardecer que las persianas dejan pasar...

Patricia Nasello dijo...

Elysa, Sandra, Fer, no hay mayor orgullo que agradar a los compañeros.
Gracias por hacérmelo saber amigos!

Patricia Nasello dijo...

Fer, gracias a vos, a Thanos_Malkav, a Ángeles, a Acuática y a Maite por esta delicia de encuentro que nos han regalado

Luisa Hurtado González dijo...

Eres mágica, Patricia.
Arre por el caballo. Arre por el anciano. Por su amistad. Un último "arre" que es un mimo.

Patricia Nasello dijo...

Brindo por tu amistad y tus mimos, querida Luisa.
Un beso enorme