domingo, 19 de junio de 2011

IDEAS FUGACES

            Hacía más de cuatro años que Marc Sheldon no había vuelto a alumbrar ni una sola idea original. Cuanto más se esforzaba en escribir un nuevo libro, más ocultas se mantenían las ideas en los pliegues de su cerebro. Llegó el día en que los números rojos de la cuenta corriente le hicieron desistir, y cambió su oficio de novelista por el de agente secreto. Una noche, cuando estaba a punto de quedarse dormido, una idea brillante se le cruzó por la cabeza de manera fugaz. Esperanzado, persiguió su estela mental con suma atención. No estaba dispuesto a dejarla escapar, quería ser testigo de su desarrollo hasta que se convirtiera en un argumento novelable. Después de unos minutos la luz se esfumó, dejándole en una inmensa oscuridad vacía en compañía del eco de una voz femenina.

            La joven guionista, acabó de verbalizar su nueva gran idea y apagó la grabadora.



            © Pedro M. Alonso Da Silva

            España

            http://microcuentosyotrashistorias.blogspot.com

11 comentarios:

Rosa dijo...

Dejar de escribir para convertirse en agente secreto...Una manera de cambiar la acción de el papel en blanco a la realidad...La pena que todo era fruto de la imaginación.
Me gustó.

Saludos desde el aire

Sara Lew dijo...

Me ha gustado mucho esa idea fugaz en la mente de un escritor que a su vez es la idea fugaz de una guionista.
Un saludo.

Sucede dijo...

Con la guionista acaba todo? o esa guionista es la musa que guía tus pasos?
Espectacular!
Abrazos!

pablogonz dijo...

Me impactó la idea del tipo persiguiendo a la idea. Creo que en el trabajo del novelista hay mucho de eso.
Un fuerte abrazo, Pedro.
PABLO GONZ

ESPERANZA dijo...

Me ha gustado mucho este micro de robo de ideas entre escritores y agentes secretos.

Un abrazo,

Cocoroko dijo...

¿Y si la guionista oía a su vez otra voz? ¿Estaríamos ante unas muñecas rusas, unas dentro de otras?
Muy bueno, sí señor.
Coco.

Lola Sanabria dijo...

Un relato dentro de otro relato. Muy buen soplo.

Abrazos fugaces.

Patricia Nasello dijo...

Bravo, Pedro!!!

Elysa dijo...

Supongo que ese es el trabajo del novelista de alguna forma es un detective de ideas.

Muy bueno.
Saludos

Luisa Hurtado González dijo...

Ahí estamos todos, detrás de una idea. A veces sale más de una, como a Pedro en este micro.

depropio dijo...

Sí hubiera sido microrrelatista, se habría hecho policía municipal... ;)

Gracias