domingo, 19 de junio de 2011

JUGUETES

- ¿Puedo quedarme con sus juguetes?
Sobre la cama, sentado, con la corbata negra aún apretando la garganta. Escuchando a su mujer vomitar en el baño, mezclando saliva con bilis. La luz del cuarto con una bombilla fundida y la lámpara tambaleándose tras ser golpeada por la foto de las últimas vacaciones en la playa. El pasillo infinito abierto ante sus pies y el niño sonriente, con los brazos cruzados, esperando una respuesta. El padre cierra los ojos y señala con el dedo la pared. Ahora está seguro. No fue él quién dejó abierta la ventana.

© Alberto García Salido
España
http://citopiensoluegoexisto.blogspot.com/

5 comentarios:

Anita Dinamita dijo...

Qué relatos más bestias dejó esta frase... uf
Pero buenos también, eh?
Abrazo

Citopensis dijo...

Gracias Anita.

De nuevo, Edén dijo...

Qué miedo! transmite muy bien el ambiente. Felicidades.

Luisa Hurtado González dijo...

Todo en opresivo: corbata negra, apretando, vomitar, bilis, fundica, .... Todas y cada una de las palabras.
Qué ambiente!!!

depropio dijo...

Ufff, qué duro. No puedo decir más.

Gracias por enviarlo.