domingo, 19 de junio de 2011

FIN DE SERVICIO


Llevaba más de diez años trabajando como vigilante nocturno. Sin embargo, aquella era la primera vez que no sentía ese lógico desasosiego al estar de servicio durante la noche de difuntos. Comprendí todo al regresar a casa y encontrar mi propio cuerpo sin vida.

© Marcos Callau

España
http://lamusicadelaluna.blogspot.com


6 comentarios:

pablogonz dijo...

Entre ellos se reconocen. Muy bueno.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

depropio dijo...

Gracias por participar.

¿Te imaginas encontrarte en esa situación? Y además no puedes llamar a nadie para contárselo. Qué bueno.

Chabi Angulo dijo...

Pues no soy vigilante de seguridad pero trabajo con ellos.
Me gusta mucho... ¿Hitchcock en microrrelato? Encima de hablar castellano... brutal combinación ;)

Luisa Hurtado González dijo...

¿Se vio y no sintió desasosiego entonces? ¿No sintió nada? Si, ya sé que estaba muerto pero.... ¿de verdad que no se inmutó ni un poco?

Marcos Callau dijo...

Nada, nada, los fantasmas no se inmutan jejeje. Muchas gracias a todos.

Manchas de tinta dijo...

Por fin encontró la paz. Me ha gustado mucho.