domingo, 19 de junio de 2011

MENSAJES

Aunque soy sensible al alma de los libros viejos, ninguno me ha inquietado como este Canto General del año 50 autografiado por el propio Neruda. Lo encontré en una librería anticuaria de Buenos Aires. Entre sus hojas encontré un pedazo de papel amarillento y manuscrito en el que podía leerse "preguntame por qué te quiero" Quise imaginarme el fin de aquella nota, y me conmovió la idea de saber si habría resultado feliz. La única solución que se me ocurrió fue transformar mi frustración en un desafío al destino. Volví a doblar el papel, fui al dormitorio y lo introduje entre las páginas del libro de cabecera de mi mujer. Cada noche, espero emocionado su respuesta, su pregunta.

© Juan Morán
España

3 comentarios:

pablogonz dijo...

Otro micro muy bien escrito. Hay muchas horas de vuelo detrás de estas palabras.
Abrazos fuertes,
PABLO GONZ

Sara Lew dijo...

Siempre es un gusto leerte, Juan. Un relato bello y conmovedor.
Un abrazo.

Luisa Hurtado González dijo...

Fantástico, genial, ocurrente.
Veo cómo impaciente espera a que su mujer le pregunte, desde ahora lo espero.